Benito Secco nació en el Tirol Italiano, en la región del Veneto, en 1940.
Aprendió el oficio de chocolatero de la mejor de las maneras: joven y con las más antiguas tradiciones de los Alpes suizo-italianos.
Un destino viajero, como el del cacao mismo, lo trajo a América del Sur, a Argentina, a San Carlos de Bariloche.
Con los mismos sabores de entonces, en un lugar quizás más bello, fabricamos hace más de cuarenta años el chocolate Del Turista.
Con una tecnología en constante superación, con un espíritu de trabajo ferviente y familiar, elaboramos hoy más de 200 variedades de productos de excelente calidad.
Año tras año visitan nuestra fábrica y nuestros locales miles de viajeros de todo el mundo.