Todo comenzaba en 1940, en el Tirol italiano, de la región del Veneto, donde la familia Secco aprendió el oficio de chocolateros con las más antiguas tradiciones de los Alpes suizo-italianos. Y un destino viajero, como el del cacao mismo, los trajo a San Carlos de Bariloche. Con los mismos sabores de entonces, en un lugar quizás más bello, comenzaban a elaborar los Chocolates Del Turista.

El primer local se inauguró en 1969 en la principal arteria comercial de la ciudad, la calle Mitre, continuando con su actividad hasta el día de hoy. A éste le sucedieron otros locales que la empresa fue abriendo estratégicamente para ampliar su mercado.

Desde entonces, la marca fue tomando una fuerte presencia en la Patagonia Argentina, atendiendo diariamente a las familias de la zona, y personas que desde otras localidades se acercaban a comprar en los centros comerciales o turistas que visitaban el país y encontraban en los Chocolates Del Turista, una oferta conveniente de calidad, diseño y sabor y en los paisajes de su packaging, encontraban al Embajador de la ciudad de San Carlos de Bariloche para todo el mundo.

Al igual que sucede con los grandes centros productores internacionales de chocolate, como Suiza, Alemania o, Bélgica que importan sus insumos; Chocolates Del Turista selecciona los mejores productores de materias primas, como el cacao que es traído desde Brasil, Ecuador y Colombia, cuna y origen de ese maravilloso fruto para fabricar su propia cobertura de chocolate. El chocolate se obtiene utilizando los derivados de la semilla del cacao (cacao y manteca de cacao), el resto de la materia prima, azúcar, leche y frutas son adquiridos de productores nacionales. Esto nos permite producir una variedad ilimitada de sabores, formatos y combinaciones y seguir innovando en base a las demandas del mercado, con los más altos estándares de calidad.

Actualmente en nuestra planta productiva, con la tecnología y el conocimiento de los maestros chocolateros, se elaboran artesanalmente más de 200 variedades de chocolate surtido lo que nos permite abastecer en forma constante a todos nuestros locales y franquicias en argentina y el exterior.

 Con una tecnología en constante superación y un espíritu de trabajo ferviente y familiar, hoy nuestros maestros chocolateros elaboran más de 200 variedades de productos artesanales de excelente calidad.

Siempre con el mismo objetivo: obtener un producto de calidad homogénea y al alcance de todos, apostando a las nuevas tecnologías de envasado donde se conserva y mantiene el sabor y la calidad del producto en el tiempo. Además de brindarle protección al producto en los traslados.

logo-footer